¿Cómo defender la igualdad de género?

Objetivo: promover los derechos de la mujer y la igualdad de género en foros internacionales y regionales

March in Dhaka (Bangladesh)

En el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), asistí recientemente, como representante de Dianova, al taller de defensa y perspectiva de género organizado por el Comité de ONG sobre la Condición de la Mujer en Nueva York (NGO CSW New York). Se trató del primer evento destinado a capacitar en materia de defensa de los derechos de la mujer, igualdad de género y empoderamiento de la mujer en un Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas. En una sesión caracterizada por el diálogo, integrantes de organizaciones de la sociedad civil y otros grupos intercambiaron valiosas experiencias para impulsar esfuerzos que permitan tener un impacto positivo en la vida de mujeres y niñas del mundo entero.

NGO CSW New York

Todos partimos de la misma base conceptual: la defensa de los derechos y la dignidad de mujeres y niñas debe integrarse a las políticas y prácticas de estado. Esta concepción no constituye favoritismo ni sesgo de género, y por cierto, no es una forma de discriminación reversa. El hecho es que, en el ámbito mundial, dentro de los grupos humanos, las mujeres y niñas están entre los seres más vulnerables y relegados de la sociedad. Y no fue hasta hace relativamente poco que comenzó a darse a conocer sistemáticamente su condición de subyugadas.

No womenEn el contexto de Naciones Unidas, la defensa de la integración de los derechos de la mujer tiene particular pertinencia considerando que en 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no se han incluido disposiciones específicas sobre género. Por ejemplo, aunque las mujeres y niñas han sido históricamente olvidadas en la forja del avance tecnológico, en el ODS 9 (Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación) no se logró abordar este y otros desafíos en materia de desarrollo industrial inclusivo. Del mismo modo, en vista de los ampliamente conocidos efectos devastadores que han tenido en la mujer los conflictos bélicos, sorprende que en el ODS 16 (Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible) no se haya mencionado nada sobre el tema. Es por ello que en Naciones Unidas, pero también en los escenarios más diversos, la defensa de la perspectiva de género adquiere capital importancia.

Consejos básicos en la materia

En los foros internacionales y regionales, hay varias formas de encarar actividades que tengan impacto en la desigualdad de género, entre ellas, intervenir en reuniones oficiales, organizar eventos, hacer aportes para la redacción de documentos clave, presentar estudios y otros documentos en debates de alto nivel, o reunirse en persona con delegados de misiones de países. El tema podrá ser un asunto de carácter estructural, un problema de asunción de responsabilidad, el establecimiento de vínculos recíprocos, la discriminación, un mayor alcance del empoderamiento y la participación, etc. Sea cual sea, habrá que ser creativos en cuanto a la elección de los métodos de abordaje.

En materia de incidencia política, pueden surgir grandes oportunidades en “encuentros de pasillo” con representantes y delegados de estados en entretiempos de foros internacionales y regionales. Conviene tener presente que, en muchos casos, en esos breves diálogos se contará con pocos segundos para “engancharlos” en el tema o verlos seguir de largo sin más. .

Por tanto, conviene tener siempre a tiro el discurso más convincente posible por si surge la posibilidad de usarlo. En esos casos, dialogar puede llegar a ser más eficaz que debatir, y tener un buen sentido de la oportunidad y el manejo del tiempo puede resultar determinante. Por otra parte, prestar atención a algunos detalles simples pero útiles puede ser clave para el éxito.

Gender equality symbol

Por ejemplo, de ser posible, salude a los delegados en su propia lengua de origen; puede que reciba una respuesta más cálida. Use además lenguaje directo, pero no agresivo, para presentar su argumento, y trate de ceñirse al lenguaje, los términos y las definiciones acordadas, y al contexto político en el que se enmarca su tema. Haga hincapié en quienes apoyan su postura (otros estados clave, organizaciones importantes y personalidades de renombre que la respaldan). De ser posible, haga una investigación previa, para encontrar la conexión entre su causa y el tipo de beneficios que puede obtener ese estado en particular apoyándola. Además, será útil conocer el cargo y las motivaciones específicas de los delegados a quienes se dirija; trate de abordar a los que sea más probable que sintonicen con su postura. Si llega a advertir alguna oportunidad, no dude en invitarlos a tomar un café y seguir conversando sobre el asunto. Y lo más básico, no olvide intercambiar tarjetas profesionales.

La aplicación de derechos de mujeres y niñas y el poder del lenguaje

A fin de facilitar el desarrollo de normas internacionales sobre los derechos de la mujer, la misión permanente de Suiza ante Naciones Unidas presentó su aplicación W’sHR, una base de datos para equipos móviles que brinda práctico acceso a documentos internacionales y regionales, fundamentos jurídicos y lenguaje acordado sobre los diversos aspectos de los derechos humanos de mujeres y niñas. La posibilidad de acceder fácilmente a información consolidada sobre dichos temas y a desentrañar rápidamente realidades en la palma de la mano puede llegar a cambiar el curso de las negociaciones en vivo.  Esta característica convierte a la aplicación en una poderosa herramienta para que la sociedad civil y otros actores creen argumentos más sólidos, coherentes y eficaces en negociaciones, reuniones de defensa de derechos y otros foros de similar relevancia.

whr-appLa posibilidad de acceder a estos documentos y de identificar rápidamente el lenguaje acordado por tema es de mucha utilidad en los esfuerzos por defender determinada causa.  Por un lado, ese tipo de información compilada puede resultar fundamental para impulsar políticas y prácticas internas actualmente no tomadas en cuenta por estados miembros. Por otro, las organizaciones son conscientes de que los estados pueden ser muy resistentes a que se sobrepasen los términos y el lenguaje que suele llevar mucho tiempo acordar en dichos foros. De esa manera, si bien a veces la lucha es también por el avance lingüístico, puede ser eficaz poder demostrar fácilmente que el lenguaje de tu campaña ya está pacíficamente acordado en muchos foros internacionales o regionales.