CSW60: Declaración de Dianova International

Declaración de Dianova International antes del 60° periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer

Dianova International representa una red que opera en11 países de América y Europa donde desarrolla programas y proyectos innovadores en educación, juventud, prevención y tratamiento de adicciones, así como en áreas de desarrollo socio-comunitario. El tema de mujeres esta en el centro de las políticas deDianova que tiene un sólido compromiso con el empoderamiento de las mujeres, luchando activamente en contra de la discriminación y promoviendo el acceso a la educación en particular en las zonas rurales para que las mujeres y las niñas sean vehículo de un cambio cultural y desarrollo comunitario.

Mujeres y adicciones en relación al desarrollo

En ocasión de la Sesión Especial de la Asamblea General sobre Drogas (UNGASS 2016) que tendrá lugar del 19 al 21 de Abril 2016 en Nueva York, la red Dianova quiere compartir algunas reflexiones sobre la relación entre mujeres, adiciones y desarrollo. Los derechos de las mujeres y la igualdad de género son raramente representados en las discusiones sobre el problema mundial de las drogas.

Datos proporcionados por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUD) demuestra que a nivel global los hombres son la populación más afectada por el uso o el tráfico de droga.

Hay creciente evidencia que en los países más desarrollados la proporción de las mujeres que consumen drogas es más alta. Igualmente las implicaciones de salud pública relacionadas al abuso de drogas afectan a las mujeres como población más vulnerable, como embarazos no deseados, nacimientos frágiles y abusos infantiles.

Empoderamiento de las mujeres mediante educación y capacitación

La mayoría de las mujeres víctimas de narcotráfico provienen de familias de bajos recursos con altos niveles de violencia doméstica, dependencia al alcohol,  abuso de estupefacientes y fallecimientos familiares debidos al consumo del alcohol o drogas.

La evidencia demuestra que especialmente en América Latina la mayoría de las mujeres involucradas en el narcotráfico son víctimas de violencia doméstica y prostitución.

Además es necesario asegurar la enseñanza primaria sobre cuestiones de salud pública, salud sexual y reproductiva, salud materna y programas de prevención del abuso de estupefacientes y de las enfermedades causadas por las adicciones como la hepatitis y el HIV.

Eliminación y prevención de la violencia en contra de las mujeres

El abuso de sustancias es una de las mayores causas de violencia en contra de las mujeres. En Myanmar la evidencia empírica demuestra que la proximidad con las drogas rinde las mujeres más vulnerables a la violencia física y sexual, a la explotación y al abuso psicológico. Aproximadamente 6 de cada 10 mujeres mexicanas migrantes son víctimas de abusos u otra forma de violencia sexual, cuando entran en contacto con traficantes de estupefacientes.

Stop violence against women

La información, educación y medidas de prevención a nivel local y apoyo comunitario, impulsan un cambio de cultura para alcanzar una visión hacia la paridad de género, valorando la contribución de la mujer en la familia, en su comunidad y en la sociedad.

Recomendaciones de factores críticos

A este respecto Dianova presenta las siguientes recomendaciones claves para el 60º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer de las Naciones Unidas:

  • Promover la investigación sobre el tema mujeres, adicciones y desarrollo para tener un cuadro más actual de las implicaciones y para afrontar los crecientes desafíos;
  • Poner atención al problema de salud pública relacionado con el abuso de drogas en las mujeres, en particular con los embarazos no deseados, las consecuencias del abuso de drogas durante el embarazo, las condiciones de salud del neonato debido al consumo de drogas durante la gestación y los riesgos de abusos y violencia infantil;
  • Luchar en contra de la discriminación de las mujeres que tienen un problema de abuso de drogas y promover las oportunidades de tratamiento y reinserción social;
  • Abogar para la igualdad de género en el acceso a tratamiento, facilitando el acceso a programas de recuperación para las mujeres, y las ofertas de tratamiento que tengan en consideración las diferencias de género y las necesidades de las mujeres, y de las mujeres con hijos;
  • Proporcionar alternativas mediante la promoción de la educación y la capacitación para las mujeres en situaciones vulnerables reduciendo el número de las mujeres involucradas en el tráfico de estupefacientes como consecuencia de la falta de oportunidades de trabajo, de educación o como víctimas de abusos;
  • Proponer tratamientos y servicios educativos en el caso de delitos relacionados con drogas o para satisfacer necesidades económicas básicas. Es imprescindible acabar con el encarcelamiento de personas que cumplen condenas exclusivamente relacionados con el consumo.