Implementación del documento final de UNGASS

Dianova publica un informe en donde detalla cómo implementa las recomendaciones del documento final de UNGASS 2016 en sus diferentes áreas de actividad

documento final ungass

El documento final de UNGASS debe guiar la orientación de las políticas de drogas de todo el mundo, asegurando su coherencia para los años venideros

En abril de 2016 tuvo lugar la Sesión Especial de la Asamblea General sobre el Problema Mundial de las Drogas (más conocida por sus siglas en ingles UNGASS) en donde participaron delegados de 193 países y representantes de organizaciones internacionales, el mundo académico y de la sociedad civil. Como resultado de esta reunión se adoptó de forma unánime el documento final  de UNGASS “Nuestro compromiso conjunto de abordar y contrarrestar eficazmente el problema mundial de las drogas” que contiene más de 100 recomendaciones presentadas en siete capítulos temáticos. Este informe debe guiar la orientación de las políticas de drogas de todo el mundo, asegurando su coherencia para los años venideros.

Descargar el informe de Dianova en inglés, francés, español

Como organización de la sociedad civil que ha participado activamente en el proceso preparatorio de UNGASS en diferentes instancias de las Naciones Unidas y de otros organismos y plataformas de ONG que han tratado este tema a nivel mundial, Dianova tiene el firme compromiso de difundir información tanto a su red interna como externa, sobre las recomendaciones del documento final de UNGASS y de participar en su efectiva implementación. Una manera de hacerlo es publicando este informe en donde se recopilan las buenas prácticas que hasta enero del 2018, se implementaron o se estaban implementando por la red Dianova en línea con las recomendaciones de UNGASS.

Esperamos que con la publicación de este informe contribuyamos a la difusión e implementación del documento final de UNGASS. Desde Dianova creemos que tras el consenso alcanzado por UNGASS, si unimos fuerzas y avanzamos hacia la misma dirección podemos conseguir un diseño y una implementación de unas políticas de drogas mundiales más coherentes y basadas en las personas.