La desmitificación como forma de erradicar la xenofobia

Una nueva infografía permite contrarrestar las narrativas prejuiciosas para fomentar la inclusión y la integración de los migrantes y refugiados

El Subcomité sobre Xenofobia e Inclusión del Comité de ONG sobre Migración produjo una infografía, representando las imprecisiones y los errores de percepción de las actitudes xenófobas prevalentes hacia los refugiados y migrantes. La infografía define los conceptos de xenofobia, refugiados y migrantes, y luego explora los mitos más comunes acerca de su impacto en las comunidades, desmintiendo los mitos con la evidencia de la realidad.

Por ejemplo, a pesar de la percepción predominante de que los migrantes perjudican la economía y los mercados laborales de los países de acogida, la infografía presenta datos que reflejan el efecto total positivo o, en el peor de los casos, el efecto total nulo que tienen los migrantes y los refugiados en la economía y el mercado laboral de los países de acogida.

 

Un tema que se amalgama en muchos de estos hechos y que a menudo se pasa por alto es el siguiente: los migrantes y los refugiados no son agentes de consumo que se benefician de los países de acogida sin aportar nada a cambio. Ellos son, en realidad, miembros de la sociedad que contribuyen, que desean trabajar, pagar impuestos e integrarse en sus nuevas comunidades.

 

El impacto económico de la migración no es el único problema que preocupa a la población originaria de los países de acogida. El aumento sin precedentes de las poblaciones de migrantes y refugiados en este siglo también ha dado lugar a varios mitos con respecto a la naturaleza de la migración, el temor a la imposición de las diferentes culturas y religiones, y una asociación del «otro» con el peligro.

En un intento de desmitificar algunas de estas creencias, la infografía muestra cuán improbable es sufrir un acto de terrorismo a manos de los migrantes y refugiados que forman parte de su comunidad; de hecho, hay muchas más probabilidades de que sea electrocutado por un rayo o que le caiga encima un asteroide. Algunos riesgos comunes de muerte como los accidentes de tránsito y la incidencia de cáncer, por ejemplo, también presentan un riesgo de vida mucho mayor que el compartir un país o una comunidad con una persona migrante o un refugiado.

 

A su vez, mientras que muchas personas piensan que los migrantes son sinónimo de «problemas», «violencia» y «actividades ilicitas», según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en el 2014 el número de extranjeros en la población penitenciaria de EE. UU. representó solamente el 5 %.

La intención de la infografía es eliminar el temor asociado con las comunidades de migrantes y refugiados y reemplazarlo con hechos basados ​​en la evidencia, ya que el verdadero peligro para nuestras sociedades es la difusión de información errónea que demoniza y aísla a comunidades enteras de personas vulnerables.  Por lo tanto, con una acotación positiva en el medio, la infografía nos recuerda que algunas de las ciudades más preciadas para vivir y visitar, las que atraen la atención y la admiración de todo el mundo, casualmente o no, son aquellas ciudades con poblaciones diversas y multiculturales. Al fin y al cabo, compartir y combinar diferentes culturas, comidas, música, arte, religiones y etnias parecería enriquecer a las sociedades y brindar sustento para todo lo emocionante e interesante.

 

Para profundizar la discusión sobre la responsabilidad compartida entre los países de acogida, comparamos el PIB de algunos países de ejemplo en relación con la cantidad de refugiados que han acogido durante las crisis actuales. Como resultado, el gráfico evidencia la distribución desigual y desproporcionada de la responsabilidad compartida respecto a los refugiados a nivel mundial, ya que países con PIB considerablemente menores acogen a la gran mayoría de la población de refugiados del mundo, a pesar de contar con menos recursos, mientras que las economías pudientes continúan planteando pretextos para no involucrarse en la solución.

 

Para contrarrestar la narrativa de que los refugiados deben simplemente «volver a casa» o «volver de donde vinieron», presentamos algunos datos recientes de las Naciones Unidas que nos recuerdan los peligros indescriptibles a los que se enfrentan los refugiados en sus países de origen. Esto nos recuerda que emigran por motivos de fuerza mayor y no por elección propia, y que más de la mitad de la población del mundo que escapa de las zonas de guerra y conflicto son en realidad niños, que de otra manera estarían en grave peligro en sus hogares de origen.

 

Por último, esperamos que esta infografía pueda ser usada por personas como nosotros, por organizaciones, empresas, escuelas, oficinas públicas y privadas, en línea y fuera de línea, como una herramienta para luchar contra las narrativas xenófobas. Esperamos que esta compilación de datos pueda brindar algunos elementos adicionales para hacer frente a los mitos con hechos al momento de hablar sobre la inclusión y la integración de los migrantes y refugiados con nuestras familias, amigos, colegas y cualquier otra persona. Unámonos como aliados de los migrantes y refugiados de nuestras comunidades a través de la sensibilización y la solidaridad.

 

Saionara König-Reis, Melanie Berzins e Iman Habib