Dianova obtiene el Estatus Consultivo ante las Naciones Unidas

¿Para qué sirve el estatus consultivo?

Las organizaciones no gubernamentales  pueden establecer una colaboración de provecho con Naciones Unidas a través del « estatus consultivo » ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC), uno de sus principales órganos. En efecto, con el objetivo de realizar su misión, ECOSOC apela a diferentes ONG’s que por su conocimiento y experiencia en sus ámbitos de actividad pueden contribuir a los objetivos y a los programas de trabajo de Naciones Unidas.

Concretamente, el estatus consultivo especial acordado a Dianova International le permite asistir a las reuniones de ECOSOC y de sus diferentes organismos secundarios, de presentar informes escritos, así como intervenir oralmente. El estatuto también permite asistir a conferencias internacionales organizadas por Naciones Unidas y a sesiones especiales de la Asamblea General de Naciones Unidas u otros organismos intergubernamentales.

Las actividades  de Dianova  vinculadas a  la ONU

La misión de Dianova se traduce en su compromiso hacia el progreso social y la autonomía de las personas. Bajo esta perspectiva, las organizaciones miembros de la red Dianova desarrollan un gran número de iniciativas correspondientes a diecinueve ámbitos de actividad de Naciones Unidad, entre las cuales citamos:

  • La acogida, el tratamiento y la social de personas adictas.
  • La prevención de comportamientos de riesgo (adicciones, delincuencia, exclusión)
  • El desarrollo personal de los jóvenes
  • El acceso a la escuela y a la educación (primaria y secundaria)
  • La integración de personas sin techo
  • El acceso a una vivienda adecuada y sostenible
  • La acogida e integración de jóvenes itinerantes
  • La igualdad de género

Cada año los miembros de la red Dianova desarrollan más de veinte programas, en doce países de Europa, América del Sur y América del Norte. Alrededor de 5.000 personas se benefician cada año, en base a un presupuesto de casi 15 millones de euros. Por ejemplo:

En Nicaragua, un programa desarrollado en colaboración con el gobierno, permite la escolarización de niños y adolescentes de familias desfavorecidas, con un apoyo social adaptado a cada caso. Este programa está beneficiando a más de 300 alumnos cada año (escuela primaria y secundaria).

En España, se desarrollan programas educativos residenciales orientados a dos grupos de adolescentes en situación de conflicto social: por una parte adolescentes  con problemas de consumo de drogas y adaptación social, por otra parte menores extranjeros no acompañados que no disponen de entorno social o familiar seguro requiriendo itinerarios que faciliten su adaptación e integración sociocultural.

En Estados Unidos, Dianova estableció una colaboración para implementar un centro de alojamiento social con soporte comunitario para las personas desfavorecidas, incluyendo a personas inicialmente sin hogar, madres solteras, personas que viven con el VIH/SIDA y veteranos de guerra.

En Canadá, existe un programa de acogida residencial para jóvenes sin techo cuyo objetivo es favorecer su adaptación social así como promover una mejor aceptación del fenómeno de la itinerancia en la sociedad.

En Chile, mujeres adictas a drogas son acogidas con sus hijos en un programa residencial que les permite llevar a cabo un proceso de readaptación integral, asociando terapia y desarrollo de las capacidades materno-parentales (refuerzo del lazo madre-hijo, curas, educación, nutrición, etc.)

Más allá del reconocimiento del trabajo realizado por Dianova la obtención del estatus consultivo representa una oportunidad única para desarrollar un verdadero trabajo con los diferentes estados miembros de la ONU y con otras ONG’s, ya que creemos firmemente en los conocimientos compartidos.
La experiencia de Dianova en doce países nos aporta una perspectiva pluricultural especialmente rica: aprendemos a diario en el terreno algo nuevo y utilizamos lo que funciona adaptándolo a las necesidades de las personas pero también de sus sensibilidades culturales.
Por este motivo, esperamos mucho de nuestro rol de « consultores » del ECOSOC: deseamos compartir estas diferentes sensibilidades y participar en los procesos de toma de decisión a nivel internacional ».

Montserrat Rafel, directora de Dianova International