Enfrentar el acoso sexual en el trabajo

Acoso Sexual: El riesgo de no tomar medidas en el trabajo, Un seminario web presentado por el equipo “We Empower” (Te empoderamos)

Stop acoso sexual en el trabajo

El documento está dirigido a empleados y empleadores e incluye consejos para prevenir o tratar el acoso sexual

Por Gisela Hansen Rodríguez – Este seminario web se realizó el 13dediciembre de 2018 para celebrar el Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la Mujer. Tres panelistas participaron en el evento para abrir el debate: Anna Fälth (UN Women), Gisela Hansen (Dianova) y Ana Catalina Ramírez (ILO). La participación representativa de Dianova fue basada en la introducción de un kit de herramientas que previene el acoso sexual en el trabajo.

El movimiento #metoo hizo un increíble uso de las plataformas sociales abriendo un espacio a las mujeres para que puedan hablar sobre sus experiencias dolorosas, deshumanizantes y vergonzosas y que no se sientan solas. “Por mucho tiempo, la mayoría de las mujeres definieron sus propias experiencias de acoso y agresión sexual como algo que no debería mencionarse ni debatirse, una experiencia absolutamente privada y demasiado vergonzosa como para reconocerla”. Si bien no es una solución a este problema o incluso un movimiento con objetivos a largo plazo, el movimiento #metoo abrió una caja de Pandora de historias de violencia sexual que provocó el fervor de activistas, junto con otras campañas como #TimesUp.

Aunque los hombres también pueden experimentar situaciones de violencia y acoso en el lugar de trabajo, representan un número diminuto de sobrevivientes en comparación con las mujeres. El sistema cultural patriarcal y sus estereotipos relacionados y las desigualdades evidentes en las relaciones de poder son responsables de que las mujeres sean las más expuestas a este tipo de abuso. Esta es verdaderamente una situación de violencia basada en el género.

Una de las formas más comunes de violencia en el trabajo es el acoso sexual y lo preocupante es que cerca del 75% de las mujeres con capacitación profesional o que ocupan altos puestos directivos lo han sufrido a lo largo de su vida, según un estudio realizado en el año 2014 por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, todavía muy pocas mujeres se atreven a contar o denunciar casos de acoso, en la mayoría de las ocasiones, por temor a perder sus puestos de trabajo. Según el informe de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, entre las mujeres que han sufrido violencia sexual desde los 15 años, el 32% mencionó que el autor era un compañero de trabajo, un supervisor o un cliente. Sin embargo, sólo un 4% reportó esta situación a su empleador o superior.

Dianova se compromete a promover la igualdad de género a través de la educación, el compromiso cívico y las acciones de incidencia política para ayudar a cambiar estas estructuras sociales y contribuir así a reducir la violencia contra las mujeres. En el contexto de la campaña de 16 días para crear conciencia sobre la violencia de género, hemos creado un documento que incluye herramientas prácticas para ayudar a las personas a reconocer el acoso sexual, prevenirlo, combatirlo cuando sea necesario y alentar a las víctimas a denunciarlo.

El documento está dirigido a empleados y empleadores e incluye consejos para prevenir o tratar el acoso sexual. Por ejemplo, el documento incluye una lista de comportamientos que deberían ser evitados en todo momento. Una sección del documento trata sobre los distintos pasos que los empleadores pueden tomar para reducir el riesgo de acoso sexual en el lugar de trabajo, cómo implementar políticas claras contra el acoso sexual y tenerlas claramente descritas en los manuales de empleados corporativos.

En conclusión, el acoso sexual debe considerarse como una forma de violencia de género y una violación de los derechos humanos en lugar de un mero “mal comportamiento” para abrir nuevas áreas de responsabilidad y reparación.

Debemos participar en una lucha ganadora contra el acoso en el lugar de trabajo poniendo en tela de juicio el comportamiento general del personal de una empresa y su cultura colectiva y, más allá de eso, de la sociedad en general. Se trata de una responsabilidad colectiva que debemos sostener juntos.