La Fundación Dianova Nicaragua pone en marcha un programa de desarrollo comunitario a través del turismo responsable

 

Programa “Aprender Participando, Caminando, Conociendo, Viviendo”

El turismo puede ser un elemento de lucha contra la pobreza, de dinamismo económico y social. Sin embargo, para que esto sea efectivo es necesario buscar potenciales alianzas, yacimientos de empleo, entornos favorables y amables con el sector local, buscando la sostenibilidad en diferentes aspectos, desde los económicos y sociales hasta los culturales, generando líneas educativas formales e informales que generen patrimonio e identidad cultural, fortaleciendo el desarrollo turístico.

Muchas agencias de cooperación internacionales incluyen el sector del turismo dentro de las líneas estratégicas y actuaciones de desarrollo económico sostenible, priorizando el turismo rural y el ecoturismo. El objetivo es colaborar en el desarrollo de una actividad turística bien gestionada, que contribuya a la mejora de la calidad de vida de las poblaciones locales y a la reducción de la pobreza, fomentando la creación de empleo y la conservación del patrimonio natural y cultural.

DonaciónLa pobreza es el principal problema de Nicaragua. Ésta malogra las esperanzas y oportunidades de la población y limita las posibilidades de desarrollo de las personas, especialmente de los y las jóvenes del país. Todo programa destinado a disminuir la pobreza, en este caso el turismo, debe incluir acciones orientadas a los niños, niñas, jóvenes y adolescentes ya que son la parte más débil de la cadena social. Por tanto, al invertir en ellos y ellas no sólo se garantiza el goce pleno de sus derechos sino que también se contribuye a su desarrollo y bienestar y, por ende, al desarrollo del país. En este sentido, consideramos que es fundamental apoyar programas de formación y capacitación, fomentar la identidad cultural para incidir en su inserción laboral y en el desarrollo, social y económico sostenible.

“Aprender participando, caminando, conociendo, viviendo” (APCCV) es un proyecto que promueven varias entidades, organizadas en la iniciativa de “Turismo Responsable” que han creado Dianova y Rutas Escondidas. El programa cuenta con la colaboración de diversas organizaciones empresariales y turísticas y pretende proyectar el turismo como una fuente, no solamente de riqueza, sino como un instrumento de lucha contra la pobreza, mediante el aprendizaje participativo entre sectores y ámbitos diversos: horizontales, verticales, geográficos y transversales.

El programa va dirigido a grupos de niños/as y adolescentes de diferentes edades y sus familias, a profesionales del sector turístico vinculados a entornos locales y a profesionales especializados en la interpretación del patrimonio tangible e intangible.

Su objetivo es fortalecer los vínculos del turismo responsable con el desarrollo local, la educación, la cultura y el fortalecimiento de las capacidades humanas de quienes operan en la cadena de valor del fenómeno turístico.

Las principales líneas de acción:

  1. Acciones participativas de restauración de instalaciones escolares en 3 municipios de la RAAS con iniciativas de conocimiento del medio cultural y de transmisión intergeneracional de las costumbres e identidades locales y nociones sobre el cuidado del entorno cultural y medioambiental.
  2. Programa de prácticas profesionales en el establecimientos turísticos de Managua para operadores locales de Ruta del Café y Laguna de Perlas vinculados con el turismo rural, orientadas a la mejora de las capacidades en restauración, gestión administrativa entre otras.
  3. Programa de fortalecimiento de la Capacidad Interpretativa para guías locales y nacionales.
  4. Acuerdos con Universidades para la implementación de un programa de prácticas en el Hotel Europeo de Managua.

Primera acción realizada el pasado mes de octubre

Diseño y ejecución de acciones participativas y dotación de equipamiento en escuelas de la comunidad de Raitipura, RAAS, Nicaragua”

El planteamiento general de este proyecto fue atender necesidades y demandas que jóvenes y adolescentes tienen en relación con su educación.

El proyecto consistió en el arreglo de parte de la infraestructura, la entrega de pupitres, de libros y de material escolar.

Durante la actividad se celebró una sesión informativa sobre el cuidado del entorno y del medio ambiente.

Número de beneficiarios: 90 alumnos y alumnas de origen Miskito y sus familias.

Estamos atendiendo una necesidad, mediante solicitud de las escuelas de la zona y el Gobierno comunal.Y trataremos de involucrar todo tipo de entidades e instituciones dispuestas a colaborar con el proyecto.

Gracias a:

Fecodesa hotel europeo