Muerte tras tratamiento por dependencia a la heroína

“Los graduados que pasan con éxito los programas de rehabilitación por abstinencia de 28 días corren mayor riesgo de muerte por envenenamiento que el resto de la población, a causa de la disminución de la tolerancia a las drogas”

Communauté thérapeutique de Can Parellada

Los tratamientos a largo plazo como el tratamiento de mantenimiento con metadona y las  comunidades terapéuticas parecen tener un efecto protector contra las muertes por intoxicación de heroína – CT de Can Parellada, Dianova España

“La operación fue un éxito pero el paciente murió”

Por Kenneth Anderson – Con el uso regular de opioides, la tolerancia puede aumentar hasta diez veces con facilidad; pero también puede bajar a su nivel original tras un periodo de abstinencia, lo que deja al usuario muy vulnerable a la muerte por intoxicación por opioides. Un noventa por ciento o más de las muertes por intoxicación de polidrogas es producto de la mezcla de drogas, por lo que en este artículo se utilizará el término intoxicación por drogas. La educación sobre la mezcla de drogas es un aspecto muy importante para la prevención de sobredosis.

Los programas de tratamiento de mantenimiento con metadona (TMM) y las comunidades terapéuticas (CT) que ofrecen estancias prolongadas han demostrado tener un fuerte efecto protector contra las muertes por intoxicación en consumidores de heroína que permanecían en tratamiento. La evidencia también sugiere que las personas que se gradúan del TMM y del CT tienen buenos resultados. Sin embargo, las personas que dejan el TMM y el CT de forma prematura por abandono o porque son expulsados, tienen un riesgo de muerte mucho mayor en comparación con los consumidores de heroína sin tratar.

Los graduados que pasan con éxito los programas de rehabilitación por abstinencia de 28 días corren mayor riesgo de muerte por envenenamiento que el resto de la población, a causa de la disminución de la tolerancia a las drogas. Por su parte, aquellos que siguen consumiendo heroína durante el tratamiento de 28 días o que lo abandonan de manera prematura, tienen un riesgo mucho menor. Los presos recién liberados corren mayor riesgo de morir por intoxicación por drogas que los reclusos que permanecen en la cárcel o que el público general.

Debido a este aumento del riesgo de muerte después del tratamiento o encarcelamiento, para evitar sobredosis, es obligatorio proporcionar formación para la prevención y administrar Narcan (naloxona) en cada centro de tratamiento y correccional de Estados Unidos. Aunque algunas zonas, como el estado de Nueva York, han hecho progresos en este aspecto, el país en su conjunto va a la zaga y está en estancado en la ignorancia y la muerte por sobredosis.

Leer el articulo de Kenneth Anderson en su totalidad (.pdf)

A propósito del autor

Kenneth Anderson

Kenneth Anderson, M.A. es el autor del libro How to Change Your Drinking: a Harm Reduction Guide to Alcohol – un manual de autoayuda para beber de manera más segura, reducir el consumo o dejar de beber definitivamente. El Sr. Anderson también es el fundador y director ejecutivo de HAMS (la red de reducción de daños producidos por el alcohol). El acrónimo HAMS significa, en inglés, reducción de daños, abstinencia y moderación. HAMS es la primera red mundial de grupos de apoyo de reducción de daños específica para gente que abusa del alcohol. HAMS está liderado por laicos y es gratuito.

El señor Anderson ha trabajado en el campo de la reducción de daños desde 2002. Su amplia experiencia incluye el puesto de Director de Servicios En Línea en Moderation Management,  trabajó “en las trincheras” en la reducción de daños con el programa de prevención de intercambio de agujas en Minneapolis y también trabajó como Director de Desarrollo en el Lower East Side Harm Reduction Center de Nueva York.

Kenneth Anderson ha sido un presentador regular en la National Harm Reduction Conference desde 2008 y ha sido orador invitado en el Hospital de Harlem, la Universidad de Nueva York, la New School for Social Research y muchos otros lugares. El señor Anderson es miembro del International Center for Clinical Excellence e International Harm Reduction Association. Tiene una maestría en psicología y terapia contra el abuso de sustancias de la New School for Social Research, así como una maestría en lingüística de la Universidad de Minnesota.