La importancia de la prevención

 

“La prevención de otros comportamientos problemáticos puede tener efectos positivos en relación con el abuso de sustancias”

Ahora que se encuentra cerca la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el problema de las Drogas en el Mundo (UNGASS 2016), Dianova desea arrojar algo de luz sobre problemas que consideramos de especial importancia, no solo porque constituyen la base de nuestro trabajo diario, sino también porque son fundamentales a la hora de garantizar políticas antidroga efectivas.

En este artículo queremos hacer hincapié en la importancia de la prevención en el consumo de drogas. Tomamos prestado un texto del informe “Future of Drug Policy: Real Solutions Grounded in Global Evidence” (“El futuro de la política antidroga: soluciones reales basadas en datos globales”). Este informe fue publicado inicialmente en noviembre de 2015 por Drug Policy Futures, una plataforma global que apoya estrategias basadas en datos para promover la salud pública, la seguridad y el bienestar de la sociedad, incluidos los drogodependientes y sus familias.

Con este informe, Drug Policy Futures eligió combinar argumentos teóricos sobre política antidroga con perspectivas prácticas desde la raíz sobre cómo tendría que implantarse el control de drogas en la práctica.

Descarga del informe completo (documento .pdf en inglés)

La importancia de la prevención : introducción

Por Charli Eriksson, Senior Professor, School of Health Sciences, Faculty of Medicine and Health, Örebro University, Suecia

Siempre es mejor prevenir un problema de salud indeseado que tratar el problema mismo. Se ha dicho mucho sobre esta cuestión. En efecto, una búsqueda en una base de datos actualizada recientemente sobre prevención arrojó casi un millón de resultados. Un importante punto de inicio para el debate sobre la importancia de la prevención antidroga es el significado de las propias palabras importancia y prevención en el contexto de una futura política antidroga.

Prevenir la aparición de problemas relacionados con el consumo de drogas es parte vital de una política antidrogas centrada en la salud pública. Se trata de un aspecto clave a la hora de promover la salud en el siglo XXI, e implica un esfuerzo multidisciplinar que va desde la vigilancia hasta la provisión de consejos e información sobre salud. Más aún, incluye acciones individuales a través de organismos nacionales e internacionales. Y también tiene lugar en contextos variados, como hogares, lugares de trabajo, colegios, centros de juventud, instalaciones sanitarias, restaurantes y otros lugares comunitarios.

La importancia de la prevención en el contexto de la prevención antidroga está relacionada con la prevalencia del uso y abuso de sustancias en la población y con el impacto que tiene en la salud y bienestar de la misma. La innegable magnitud del problema y sus enormes costes sociales y económicos han hecho que la respuesta al mismo sea una prioridad para los responsables políticos en todos los niveles de gobierno.

Las realidades económico-sanitarias descritas en otros capítulos de este libro dejan claro que los gobiernos deben involucrarse en la prevención del consumo de drogas. Sin embargo, la prevención antidroga exige armas efectivas para alcanzar sus objetivos. No existe una única causa para el uso y abuso de drogas. Ni puede una sola bala erradicar el consumo de drogas. Las buenas intenciones no son suficientes. Por lo tanto, la concienciación de la potencialidad de la prevención antidroga es un auténtico reto.


Un punto de vista muy común sobre la prevención antidroga, especialmente entre profanos, es que consiste en advertir a los jóvenes de los efectos peligrosos del consumo de drogas. Sin embargo, únicamente la provisión de información sobre los efectos de las drogas, principalmente mediante campañas en medios de comunicación, según recientes investigaciones, no ha tenido impacto en el consumo de drogas. Pero la experiencia nos da argumentos para describir una historia un poco más complicada (…)


La prevención tiene que ver con el desarrollo saludable y seguro del niño y del adolescente. Las estrategias de prevención, basadas en datos científicos y en contacto con familias, colegios y comunidades, pueden garantizar que niños y jóvenes, incluidos los más marginados y pobres, crezcan y se mantengan sanos y seguros hasta la edad adulta.

La prevención antidroga es parte integral de un esfuerzo más amplio por garantizar que los jóvenes sean menos vulnerables y tengan más recursos. Al abordar factores de responsabilidad temprana mejor que problemas de abuso de sustancias más tarde, durante la adolescencia, las intervenciones pueden reducir el impacto adverso que tiene este abuso en cerebros en desarrollo y prevenir también daños asociados.

Invertir en prevención puede también ahorrar dinero. Según un estudio estadounidense, cada dólar invertido en prevención puede suponer un retorno de al menos diez dólares a través del ahorro futuro en sanidad, en costes sociales y por delincuencia.

Un estudio de la carga global que representan las enfermedades concluyó que el 12,6% de las muertes y el 9% de años de vida perdidos, calculados según la discapacidad (disability adjusted life years o DALY), eran debidos al consumo de drogas. Las cifras eran mayores en países de rentas altas, donde 10,2% de los DALY perdidos se atribuían al tabaco, 6,7% al alcohol y 2,1% a las drogas ilegales. Además, la transición de los individuos a la dependencia, el abuso de sustancias y las muertes prematuras son pérdidas añadidas para la familia, la red social y la vida laboral.

En realidad, el reto de la prevención antidroga reside en ayudar a los jóvenes a equilibrar sus comportamientos, capacidades y bienestar en múltiples campos de influencia, como los que representan las normas sociales, la interacción con sus iguales, las condiciones de vida y sus propios rasgos de personalidad. Más aún, el consumo de sustancias comparte varios rasgos de vulnerabilidad con otros comportamientos de riesgo.

Esto quiere decir que prevenir otros comportamientos problemáticos puede tener efectos positivos en relación con la prevención del consumo de sustancias. Por otra parte, una política antidroga puede favorecer la implantación de una vida libre de drogas mientras reduce la exposición a las sustancias que se pueden consumir. Esta visión está reflejada en las perspectivas de prevención modernas, que también tienen por objeto el reducir el riesgo de consumo de sustancias. En estas nuevas perspectivas residen las oportunidades de éxito en la prevención del consumo de drogas.

Traducido del inglés por Translators Without Borders. ¡Muchísimas gracias!